De viaje por Italia

Hoy os traigo la crónica de mi último viaje a Italia para descubrir a los clásicos de la literatura

…y la chica del sombrero rojo atravesó las puertas del minúsculo aeropuerto de Pisa, y comprobó, contra todos sus pronósticos, que sus amigos pudieron salir de Roma. Allí estaban ellos, sonrientes, apuntando entre la multitud con una cámara de fotos…

En este último mes me han sucedido tantísimas cosas que si tuviera que escribirlas podría dar un viaje de ida y vuelta a la luna, con tiempo para visitar todos sus cráteres. No hablaré de los conciertos, a los que les dedicaré otro post en cuanto disponga de tiempo y material, ni tampoco hablaré de otros proyectos y otras decisiones de las que tarde o temprano tendréis noticias. Así que para este post voy a enroscarme la bufanda blanca, a fruncir el ceño y a gritar como una posesa… “¡He venido aquí a hablar de mi viajeee!”…

Italia

Cómo nos sorprende la vida, ¿verdad? Y es que a las 3 de la mañana del sábado 22 de marzo, tras el primer concierto de la temporada en la Opera Berlioz de Montpellier, terminaba de preparar la maleta para un viaje que me llevaría a Girona, Pisa, Florencia, Siena y San Gimignano, Roma, Madrid, Granada, vuelta a Madrid, Marsella y Montpellier… 9 ciudades en 7 días dan para mucho… Las emociones fuertes son siempre un aliciente para el insomnio; por eso, a las 6 de la mañana ya iba en el tranvía camino a la estación… El viaje en tren fue directo a la frontera… Cerbère (Francia) y Portbou (España) están separados por una línea fronteriza imaginaria de 3 km, y que geográficamente equivalen a una montañita llena de matorrales y una carretera con más curvas que el circuito de Montmeló…

Llegué a Cerbère dos horas antes de que saliera mi tren desde Portbou hasta Girona… Pero al ver los horarios de salida de trenes, tuve que frotarme los ojos… ¿Dentro de 5 horas? ¿Tengo que esperar 5 horas para atravesar 3 km?… Sí… Así están de mal las conexiones ferroviarias entre estos dos pueblos limítrofes… Tampoco había autobuses… Y me miré los pies… Hice mis cálculos… A ver… 3km + 2 horas = tener que cruzar la montaña como las cabras… Y habría sido capaz, claro que sí, si no fuera porque el oficinista de la SNCF (algo así como la renfe francesa) me advirtió… “Puedes ir en taxi, a los dos ingleses que acaban de salir les ocurre lo mismo, su tren también sale dentro de 2 horas desde Portbou…”

– “Excuse meeee!!”

Y yo que no hablo inglés desde la facultad, me quedé completamente bloqueada durante unos segundos y lo único que me salió fue poner cara de gato de Shrek, quitándome hasta el sombrero… J Pero poco a poco me vino el poco inglés que no he olvidado y acabé haciendo de intérprete para Ethan y John, dos granjeros que trabajaban con un Macintosh microscópico y que lamentaban haber hecho un viaje hasta Perpignan sólo para comer en un restaurante de lujo cuyo menú no había estado a la altura de las excelentes recomendaciones culinarias… El mundo me pareció muy injusto, y no me importó que lo supieran y así les dije: que en muchos lugares un mendrugo de pan duro es un lujo para el que no existen los aviones… Compartimos taxi y me invitaron a dos cafés. Me hablaron de sus familias, de sus proyectos agrarios en EEUU y Arabia… Recibo una llamada de teléfono…Es Bloody… “Que nos hemos perdido en Roma! No hay manera de salir de aquí! PIIIIP!! Y encima Benno que no para de darle al claxon…PIIIIP!! ¿por dónde andas? PIIIP!!” Y mientras le contaba mi pequeña odisea, Ethan y John cargaban con mi maleta mientras subíamos al tren. Compartimos una tableta de kit kat y cuando el revisor anunciaba la llegada a la estación de trenes de Girona, me despedí de ellos deseándoles buena suerte. Y allí, un gran diluvio y un frío de espanto…

Los aeropuertos tienen una magia indescriptible… Siempre me han parecido el mayor cúmulo de azares posible… Por diversas circunstancias, sea por trabajo o un viaje de placer, miles y miles de personas se cruzan por entre los pasillos y los largos recibidores de los aeropuertos, cada cual armado de una tarjeta de embarque que les llevará, en cuestión de horas, al otro extremo del mundo… Y el azar ha querido que todas esas personas coincidan en un espacio tan concentrado de historias y sentimientos como una minúscula cadena de ADN. Por eso, cuando estoy en un aeropuerto no me importa esperar, porque cada viajero es una historia.

Pero esperar cuando hay retraso por culpa de la mala gestión de un vuelo o porque el clima no acompaña puede llegar a ser desesperante, sobre todo si se piensa en los que esperan al otro lado de las puertas de llegada… Mi vuelo llevaba un retraso de hora y media, por lo menos. Llevaba un trozo de pastel de chocolate y jengibre que preparé el día anterior para mis sobrinos, pero que me salió demasiado torrefacto… (culpa del horno..ejem, ejem…) Y a esperar… Anuncian la hora de embarque, me acomodo en mi asiento junto a la ventana, me pesan los ojos… El brusco movimiento del carro de aterrizaje fue como una sacudida que me despertó cuando apenas recordaba el momento del despegue… Un viaje en avión en un abrir y cerrar de ojos…

Y allí estaban, sonrientes… Entre la multitud de rostros volví a reconocerles, apuntándome con una cámara de fotos en cuyo disparo se interpuso una columna… Ya estaba yo con losbombones en Pisa, dispuestos a recorrer la toscana en nuestra flamante macchina azul turquesa, soltando más pitidos que un coche que va de parto… Y del aeropuerto al hotel (un caserón restaurado de paredes blancas y techos altos, vestido de muebles antiguos y con lejanas vistas al famoso monumento…) y del hotel a recorrer las calles del casco viejo en busca de un restaurante donde cenar… Mamma mia qué hambre…

Y fue ahí donde Pisa nos pareció una ciudad fantasma… Sus calles prácticamente desiertas, el viento helado que golpeaba siguiendo el curso del río Arno, el ocre desconchado de las fachadas, el hundimiento precoz de los edificios y la desolación de un tiempo viejo desplomándose entre las piedras… No sin mucho caminar llegamos por casualidad a un restaurante familiar escondido en un rincón del casco antiguo… Quesos con rúcula y deliciosas pizzas acompañadas por un vino de la casa, suave, demasiado joven quizás. Riquísimo todo… Hablamos del viaje, de los lugares que queríamos visitar… y los tres estuvimos de acuerdo en una cosa: la improvisación. Al terminar de cenar nos fuimos a un bar-cafetería-heladería-pizzería-discoteca donde toda la música que sonaba era en español… Allí estaba concentrada el 80% de la población juvenil de Pisa… Y como dentro apenas podíamos hablar, pues nos salimos a la terraza, a helarnos con nuestros respectivos gin tonic, bailays y mojito… Pero cuando ya el frío había calado bien los huesos y el cansancio nos arrebató lo poco de humanidad que nos quedaba, nos fuimos a dormir… Ay… Este no es un país para viejos… (que conste que no lo digo por mí.. J)jejejejejejejeje…

¿Y cómo ir a Pisa y no visitar la torre inclinada con la ristra de puestecillos rebosantes de pinochos y de las mayores tonterías inimaginables inventadas para ese género medio humano llamado turista-compro-lo-que-sea-con-tal-de-olvidarme-de-hacer-los-putos-regalos? Allá que fuimos… y nos recorrimos los puestos, claro que sí, jejeje Y yo me compré unas pilas para mi cámara-más-mala-que-un-dolor… a ver si creíais que me iba a volver yo con una torre de pisa rosa con purpurina…

Quisimos montarnos en la torre, pero al vernos llegar después de la cena del día anterior nos dijeron que mejor que no, fuéramos a derribarla al subir hasta lo más alto, o lo que es peor, enderezarla, con lo que se les habría acabado el cuento… :) Que no… No necesitamos subir… Las vistas eran preciosas desde abajo… Mucha gente, y demasiada amenaza de lluvia que al rato desató un escándalo de agua. Nos refugiamos en un bar en cuya terracita había unas preciosas flores rojas que no pasaron desapercibidas para nuestra Bloody… Seguía lloviendo y mientras caminábamos descubrimos el jardín botánico de la ciudad gracias a unas hermosísimas cañas de bambú que sobresalían tras un muro de piedra… Comimos en otro restaurante, tomamos un sabroso capuchino y de regreso al coche volvimos a pasar por el pasaje cubierto frente al río en donde la noche anterior habían expuesto una colección de librerías de viejo… Volvimos al hotel por las maletas… Y al dejar la ciudad atrás, Pisa seguía siendo una ciudad fantasma, como si todas sus placas e insignias apuntalaran una memoria en ruinas, a punto de desplomarse en el olvido. Pisa no existe… Sus restos son sólo el espejismo de una ciudad vieja que duerme inclinada, en perpetua caída, como su torre más universal.

Buscamos la salida en dirección a Florencia, cuna de la Rinascenza cultural, ciudad de los Médicis y los célebres artistas y literatos que acudían a la llamada de su mecenazgo…Y allá que fuimos en nuestra flamante macchina azul…

Pero llegados a este punto… os lo tengo que confesar… Que yo sé que queréis cotilleos, así que voy a aprovechar mis 15 minutos de gloria… Es cierto… A la Bloody le pierden las flores…y es tan flojilla que cuando mastica un chicle utiliza la técnica del barbecho para usar sólo media mandíbula… Y Benno… puff… lo de Benno sí que es grave… Me llegó a confesar que a veces le ocurre como al Ralph de los Simpson, que ve un enano verde que le pide que baile música de los ‘70 al ritmo de “oh yeahh”… Que sí, que sí… El mismo enano verde me lo confirmó después… jajaja

Bueno… menuda paciencia que tenéis para leer todas nuestras aventuras… Pero lo cierto es que nos ha ocurrido un poco de todo. Y es que nunca antes hubo en Italia una entrada más triunfal como la que nosotros hicimos al entrar en Florencia… Bueno… Miento… Sí que la hubo…

En el año 46 a.C, Julio César quiso recompensar a sus soldados y ganarse el favor de sus conciudadanos romanos organizando una entrada triunfal en Roma con fiestas interminables, lujosos desfiles y espectáculos de fieras, teatros, gladiadores, banquetes multitudinarios…Y todo ello para conmemorar sus victorias en Egipto, la Galia y el Norte de África… Una entrada triunfal en Roma que sería recordada por los siglos de los siglos…

Nuestra entrada en Florencia no era para menos… Y es que, teniendo nuestra flamantemacchina azul un lector de CDs… y sabiendo la Bloody los efectos secundarios que puede provocar el soniquete de un determinado grupo musical en dos personas que han padecido semejante trauma de acudir (por sorpresa, a traición y sin escapatoria en mi caso…) a uno de sus conciertos, y siendo tan joía y puñetera… Yo creo que si Julio César levantara la cabeza chillaría como una niña para taparse los oídos… Pues sí, señoras y señores… Entramos en Florencia con las ventanillas bajadas y con KAMELA a toopeeee…. Bien kalorros… eeaa….!! “Mi corazóoon..!!” No recuerdo bien si mis movimientos de cabeza eran espasmos o ataques epilépticos o es que estaba ya en posición fetal, echando espuma por la boca y viendo mi vida pasar a cámara rápida delante de mis ojos… Sólo sé que no fue la única vez… aay… Qué viaje… Y todavía queda la carrera de cuadrigas al más puro estilo Ben Hur, la visita al pub más chic de la ciudad, nuestro encuentro en la tercera fase con Gloria Fuertes, nuestra intrépida huida de una pizzería… Puff… ¿Dónde estaba? Ah, sí… ¿Vais a perdéroslo…? Pues eso, que si queréis saber qué más nos ocurrió, acompañadnos… El viaje sólo acaba de empezar…

Libros que me impactaron: Archipielago Gulag

Si hay algo dificil de hacer al escribir un texto es llegar al fonde del alma humana y conmover a la persona que te lee. Por eso la primera vez que leí Archipielago Gulag me di cuenta de que había encontrado otro de esos libros que formarían parte de mi vida y serían uno de los cimientos de mi alma.

Reconozco que la obra de este autor me encanto desde el principio por el tema que trataba ya que a mi siempre me había gustado las historias de la segunda guerra mundial y me había interesado la historia de los asesinatos comunistas. Así que cuando me enteré de la existencia de este libro no dude ni un momento en que debía leerlo.

El libro trata de la lucha de el protagonista del libro en la segunda guerra mundial donde combate durante toda la guerra afrontando muchos peligros y desempeñando sus tareas con gran fervor patriotico. Justo cuando va a acabar la guerra Soltzenitsyn muestra en público sus discrepancias con la figura del lider sovietico y a pesar de los servicios prestados es detenido e ingresado en el negro mundo del Gulag

El Gulag es la denominación de la red de campos de prisioneros que se extendieron por toda la geografía sovietica durante la primera mitad del siglo veite y que le sirvieron a Stalin para encarcelar a sus enemigos y a la vez ayudarle a construir el paraiso comunista en la tierra a costa de la muerte de los supuestos protagonistas de ese paraiso

solz460x276

Una vez ingresado en el Gulag el libro descubre a toda una serie de personajes que comparten destino con el protagonista del libro. Cuando habla con ellos descubre que las historias de cada uno de las personas que encuentra comparten algo en común que ninguno de ellos ha hecho nada que sea especialmente digno de castigo y que si bien algunos están allí por su oposición al dictador comunista otros, la gran mayoria, están allí simplemente por la propia dinámica del régimen comunista que obliga a encarcelar periodicamente a parte de su población como forma de proyectar su poder sobre la sociedad y amedrentarla en pos del ideal comunista que al final aniquila al hombre que quería salvar

El libro va descubriendo a través de los distintos personajes de la trama distintos aspectos del alma humana que se ven en ellos reflejados de fora palmaria.

En definitiva un libro que merece la pena leer y con el que probablemente descubras algo de ti mismo

Aplicaciones de ebooks para móviles

Bueno, entonces ya hemos quedado que los ebook te ofrecen una serie de ventajas para la lectura que no deberías dejar pasar sin que eso suponga que debas dejar pasar la lectura de libros en papel.

apps ebooks

Sin embargo lo bueno de desvincular el contenido de los libros del formato físico cosa que ocurre con los ebook del continente abre un mundo de posibilidades para la lectura. Como ya os he comentado gracias a los ebook puedes llevar en un pequeño dispositivo una gran cantidad de libros pero si eres muy tecnológico puedes dar un paso más y leer tus libros electrónicos no solo en tu ebook sino también en otros dispositivos como pueden ser tu tablet, tu móvil, tu pc o tu portatil

Existen aplicaciones de lectura de libros electronicos en la mayoria de sistemas operativos para móviles como pueden ser IOS, Android o Windows. Estas aplicaciones se pueden descargar de las tiendas de apps de cada uno de esos sistemas operativos.

Esto supone una gran ventaja para los usuarios de ebooks que dispongan de varios dispositivos ya que pueden iniciar la lectura de un libro electrónico en un dispositivo y continuar en otro que se adapte mejor a las necesidades de ese momento. Así por ejemplo, imaginate, inicias la lectura de un libro electrónico en tu libro electrónico de camino al trabajo. Usas el libro electrónico porque consume menos batería y no te tienes que preocupar de tenerlo cargando. LLegas al trabajo y entre papel y papel te dejas un rato para la lectura. Como no es cuestión de sacar tu ebook dentro de la oficina lo que haces es leer en el Pc de tu oficina sin que nadie se de cuenta. Incluso alguno pensará que eres un tio que no levanta la cabeza del ordenador. Vuelves a casa leyendo en tu ebook pero ves una imagen en el libro que te gustaría ver en color. Entonces recurres a tu movil y usas la app de lectura de libros electrónicos. LLegas a casa, te tumbas en la cama y continuas leyendo. Como esta vez quieres leer en color utilizas tu tablet

Lo bueno de estas app es que se sincronizan entre sí de forma que a medida que vayas cambiando de dispositivo no tendrás que buscar la página por la que ibas leyendo sino que automáticamente se sincronizará de forma que al abrir el dispositivo este te mostrará la última página que estabas leyendo.

La aplicación de ebooks mas adaptada es la aplicación Kindle de Amazon. Amazon tiene un servicio de sincronización muy bueno que se llama whisper Sync que sincronizará tu ultima página leida en todos tus dispositivos. Además Amazon tiene un servicio de documentos en la nube en el que podrás guardar tus libros para poder consultarlos y descargarlos en cualquier momento.

No se si habrás pobrado este tipo de aplicaciones pero si no te aconsejo que te las bajes de la tienda de aplicaciones que se ajuste a tu sistema operativo. Consulta aquí si no sabes cual es tu tipo de móvil (IOS, Android, Windows)

Ventajas de leer

Si estás en este blog probablemente no haga falta que te convenza de las ventajas que tiene la lectura para el desarrollo de tu cerebro y de tu personalidad sin embargo no está de mal que escribamos sobre este asunto para que te puedas cargar de razones a la  hora de argumentarselo a tu hijo, a un amigo o a un compañero de trabajo.

leer

Ventajas de leer para niños

  1. La lectura fomenta la inteligencia. Está demostrado con estudios científicos que la lectura de libros en la más tierna infancia incrementa el coeficiente de inteligencia de forma que los niños que leyeron desde pequeños son ahora más inteligentes y son capaces de resolver problemas de forma más sencilla
  2. La lectura fomenta la imaginación. Al final la inteligencia tiene muchas vertientes. Una es el razonamiento lógico matemático que es lo que miden los test de inteligencia. Sin embargo hay otras formas de inteligencia, una de ellas es una imaginación desasarrollada que a lo largo de la vida permitirá afrontar los problemas con mayor soltura y aportar soluciones más imaginativas y originales
  3. La lectura fomenta la sociabilidad. Algunos consideran que la lectura favorece el ensimismamiento y el aislamiento de las peronas. Que evita el contacto entre ellas al favorecer que estas pasen largo tiempo en sus hogares sin contacto físicco o social con otras personas. Sin embargo en mi opinión la lectura favorece el contacto real y profundo de las personas al entrar en contacto a un nivel más profundo y real

Ventajas de leer para ancianos

  1. Leer mantiene la mente joven. Está demostrado que muchas de las enfermedades asociadas a la edad como el Alzheimer tardan más en aparecer o aparecen con menos frecuencia en personas que mantienen una actividad mental prolongada durante el tiempo. Las personas que se abandonan y se ponen a ver la tele probablemente acabarán mal de la cabeza
  2. La lectura da temas de los que hablar. Si lees podrás entrar en la mente de la persona que ha escrito el texto e indagar en sus problemas y motivaciones asi que si de verdad te interesa vivir la vida de otras personas y adentrarte en otras formas de entender la existencia entonces deberás leer.
  3. La lectura es instructiva. Quien ha dicho que aprender era sólo para cuando eras un niño? La actitud de aprender la debes mantener a todo lo largo de tu vida no solo cuando eras un niño o adolescente. Aprender es una forma de vida y una actitud vital que no deberás abandonar nunca

Pero la razón fundamental es una y sólo una: Leer es divertido y es la mejor excusa que conozco para ser feliz

Ebooks o libros tradicionales

Hay que estar al día o hay que ser una persona tradicional? Que es lo mejor? Y digo yo por qué hay que decidirse por algo si podemos tener todo, o por lo menos tener lo mejor de cada mundo. libros ebook Bien, pues este que es un dilema muy común en distintos ámbitos de la vida a mi se me ha planteado a la hora de elegir entre leer libros en formato tradicional o en formato electrónico. La duda me surgió leyendo el otro día un artículo de un blog en el que se habla sobre las distintas marcas de ebooks y cómo seleccionar la que más se adapte a nuestras necesidades y presupuesto. Las ventajas de los ebooks o libros electrónicos son claras:

  1. Los ebook son más baratos que los libros tradicionales. Son más baratos porque los editores de los libros se ahorran los costes del papel y de la impresión así como los del transporte desde los puntos de fabricación hasta los puntos de venta
  2. Son más fáciles de adquirir por el usuario. Cuantas veces hemos buscado un libro durante mucho tiempo recorriendonos una a una todas las librerías de nuestra ciudad solo para descubrir que ninguna lo tenía. Vaya perdida de tiempo no? Bueno pues con los ebook este problema se ha acabado ya que la compra de ebooks se hace directamente desde el dispositivo a través de internet. Esto te ahorra desplazamientos y tiempo de búsqueda así como favorece la compra impulsiva que tan importante es para el vendedor
  3. Permite almacenar una enorme cantidad de libros. Si eres de los que como a mi os gusta acunular libros entonces probablemente estos se estén apoderando de ti y de tu mundo y estén ya pensando en echarte de casa para apoderarse de tu espacio. Los ebook tienen memorias internas de entre 2 y 30 Gb con lo que podrás almacenar una enorme cantidad de libros en su interior. Te aseguro que los libros electrónicos te ahorrarán un montón de espacio
  4. Son fáciles de transportar. Cuando veo la cantidad de gente que va por la calle con autenticos ladrillos de libros me pregunto si por la tarde irán al gimnasio o considerarán ese acarreo su ración de deporte diario. Los ebooks sin embargo son facilmente transportables. Los podrás llevar contigo en cualquier lugar y momento para poder hacer pequeñas pausas de lectura en tu día a día. La mayoría de ellos caben en un bolsillo de chaqueta o en un bolso pequeñp
  5. Tienen baterías de larga duración Los ebook son casí como libros en el sentido de que solo los tienes que cargar una vez al mes. No es como una tablet o un movil de los que tienes que estar siempre pendiente para ver si tienen o no carga

Tienes más información en http://blogs.laverdad.es/ebooks/. Todo parecen ventajas no? Sin embargo para los que como yo de pequeños vivieron con los libros en papel, no los podemos olvidar. Son como nuestro primer amor. Nos encanta su tacto, su olor y todo de ellos. Así que si lo uno tiene ventajas y a lo otro estamos acostumbrados por que decidirnos? Quedemonos con los dos y seremos mucho más felices

Análisis de ebooks de autores españoles

Os reproduzco a continuación un texto en formato ebook de mi muy querida y admirada Lucia Etxebarria:

“Llega el verano y todos los años la misma monserga. Anuncios de cremas  anti celulíticas que muestran los culos imposibles de niñas de 16 años que nunca han tenido celulitis ni han necesitado crema alguna, convenientemente retocados por el fotoshop para eliminar granos marcas y demás imperfecciones. 

ebook dieta

Esqueletos de chicas en bikini, piel y huesos, lánguidas miradas, que la llaman desde en las marquesinas de los autobuses y desde las vallas publicitarias de los centros comerciales. Cuerpos desnudos o semi desnudos que le gritan desde todas las esquinas: Estás gorda. Sufre. Ayuna. Compra. Consume.

Adolescentes que solo comen una manzana y dos yogures al día, señoras que pedalean como locas en  la sala de spinning a dos pasos de la hiperventilación. Eternas conversaciones de gimnasio y de piscina: ¿ Has probado la dieta del pomelo? No, yo ahora estoy con el biomanán. Y el estribillo de esa canción de Ultraplayback que le resuena en la cabeza ” Ya son las nueve de la noche, no ceno, luzco tacones y minifalda, escuálida, gordísima, quemando grasa sobre la pista ¡ dame pastillas!”  

Se descojona cuando lee en dos revistas, dos, de moda, sendos bienintencionados artículos sobre la epidemia de anorexia y de insatisfacción femenina con el propio cuerpo, que le llegan precisamente, desde un continente  que dedica un tercio de su contenido a desplegar cuidadísimas fotos de chicas filiformes.

Por supuesto, a ella también le entra el mismo ataque. No me sienta bien esta falda, estos pantalones ¡ tengo que perder cinco kilos! Pero entonces se recuerda a sí misma lo que le siempre le dice su mejor amigo ( gay, como suele suceder) ¿ qué coño les das tú a los hombres para que te persigan tanto? Y en esa pregunta se implica que su amigo gay, tan fashion, tan enterado, tan devoto del papel couché, no entiende por qué los hombres que a él le gustan se marean con esa niñata que de fashion no tiene nada, a la que le sobran curvas y la falta porte. Ella responde ” Y yo que sé”

Pero debajo de lo que se dice siempre hay algo que no se dice. Ella no quiere parecer inmodesta. No quiere admitir que sabe perfectamente que lo que en el fondo le gusta a los tíos son las chicas que les ríen las gracias a mandíbula batiente, que bailan en la pista bien cenadas y sin necesidad de pastillas, que les miran a los ojos, que les regalan los oídos, que se presentan cercanas y amigas,  como promesas de inacabables noches de felicidad que no se alimenta de deslumbrar al  ajeno, sino de su propia raíz, de  una antigua y gozosa confianza, de una alegría que nunca envejece por mucho que gane kilos o arrugas.

Siente pena por esas chicas que se pellizcan los muslos examinándose la piel de naranja, pero no quiere sentir desprecio. No las considera idiotas, solo demasiado sensibles, desesperadas por ser aceptadas, queridas, y atrapadas en una paradoja, porque cuanto más se obsesionen por gustar a todos menos se van a gustar a sí mismas, y de la poca autoestima emana una desesperación que es como un perfume demasiado dulzón, que espanta a los que se acercan.

Si ella pudiera, daría conferencias, les enseñaría fotos de su colección de novios: Este era modelo, aquél tocaba en un grupo, y el tercero hacía cortos y todos babeaban por mí, chicas. No os sigáis mintiendo: no dejáis de comer para gustaros más a vosotras mismas. Si de verdad os gustaráis a vosotras mismas, comeríais y beberíais todo lo que os ha sido negado para reconoceros y recobraros, en una celebración de bacantes. Y a vivir, coño,  que son dos días.”